RECALCULÁNDONOS

Hasta aquí hemos llegado parece dibujar el autor sobre nuestro momento… Sobre nuestros pasos y sobre todo aquello que edificamos alguna vez y no logramos sincronizar con la salvación… La del hombre… Sí la nuestra en medio de un mundo hiperconectado… Transmitiéndonos en íconos sin obedecer más que a la sensación… Marginando lo racional, destruyendo lo empírico y comprometiéndonos sólo con la satisfacción inmediata… Será que perdimos algo…??? Y si no perdimos… Qué ganamos…??? Está nuestra existencia determinada por ganar o perder…??? Vivimos en la globalización o transitamos por ella con un impermeable comunicacional… Yo me inclino por la primera… Estamos imbuidos, atolondrados y castigados por la autopista virtual de estímulos, elementos punzantes y neocomunicacionales… Todo vale, todo existe en una realidad que borra nuestra realidad identidaria… La imagen de un catálogo de signos se apodera de nuestra retina todos los días… Accionamos entre rostros con sentimientos muy definidos y nada compatibles con nuestra humanidad… Y ese espacio inmenso, vacío y portador de nuestras cumbres comunicacionales es cada día más expansivo… Infinito… El touch en una pantalla para «navegar» y creer que hemos doblado la línea del tiempo, porque interactuamos independientemente del registro de la Greenwich Meridiam Time… Hay una señal de la señal que nos lleva de la mano, que nos activa, guarda y comparte… Pero nunca llegamos al centro, a la virtud de la vida… Me lleno de prenguntas y entiendo que es hora de ir en busca de un poco de agua… Corresponde tomar un tiempo para leer a Zygmunt Bauman en su texto póstumo Retrotopía…

Elsy Concepción

Autor: elsyconcepcion

Licenciada en Comunicación Social con una especialidad en Información Internacional y Maestría en Relaciones Internacionales. Son temas de interés la política internacional, medio ambiente, seguridad global y hemisférica, y medios de comunicación en zonas de conflicto. Me define el corazón y todo lo que motive sus pulsaciones... Alma inquieta y cerebro ávido de estímulos... Hambre de lo bueno, de lo grande y maravilloso como un brote en primavera y resistente en invierno... Bendecida en la maternidad, con sonrisas, miradas que me siguen y me educan... Sintiendo al tiempo integrar mis suspiros y obrando para la mujer del espejo que todos los días enfrenta, con la mayor de sus sonrisas este espacio dentro del universo...

A %d blogueros les gusta esto: