CARAELIBRO…

«Las redes sociales son una trampa». «El diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú. Las redes sociales no enseñan a dialogar porque es tan fácil evitar la controversia. Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara. Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa».

Zygmunt Bauman

CARAELIBRO…

Fue concebido como un sistema resolutivo… Ha hecho de la vida una rebatiña entre lo real y lo ficticio… Se ha encumbrado con osadas teorías y conceptos para acordar que ciertamente es «el sistema»…
Para mi en cambio, ha sido la mayor licuadora de la que jamás pensé formaría parte…
Entré y no pasó mucho tiempo para que «el sistema» de hiperconexión me licuara y me hiciera una persona desperdigada en mil pedazos… Entregada a la vibración que caracteriza las pulsaciones del corazón y siendo huérfana de sentimientos malsanos, fue allí donde «el sistema» atacó…. Una flecha me atravesó el cuerpo y el alma… La marca, el fuego y el dolor quebraron mi humanidad… Hoy me reconozco como una persona con una inmensa cicatriz, envuelta en curetajes para seguir bombeando vida y sonreir al mundo como siempre y para siempre… Mi alma está lastimada… Es cierto… Me han lastimado en lo sagrado, en lo auténtico… Unos pequeñitos hilos la sostienen ahora y como cada día… Esa alma lastimada se esconde detrás de la luz de mi mirada… Se oculta en las sonrisas, los abrazos, en la alegría con que enfrento la vida y el inmenso amor a todos los que me rodean y confían en mis manos… «El sistema» sólo te permite estar activo o inactivo… No tiene, no sabe y no admite la conexión con la verdad y la virtud del alma porque opera en pequeñas imágenes ilusorias y arquetípicas que señalan y reducen manifestaciones del gran público… El público que no es concebido como seres humanos sino como elementos que siguen pequeños estímulos básicos, reaccionan y muy de cuando en vez aglutinan letras y frases…
No hay valor agregado en «el sistema»… Su valía es abordada desde la sumatoria de millones de «me gusta»… Mensual o anualmente un carpetazo te hace recordar las veces que estuviste pero nunca qué te hizo sentir vibrar… En él se revelan ante mis ojos espacios de ocio lúcidos para engañar, disfraer y mentir… Me pregunto cómo llegamos sin protección aquí… Cómo pude abrir esa puerta que sólo embiste mi rostro con la base del sistema… Cómo observar la destrucción de lo humano y ver cómo se celebra la misma entre teóricos y desacertados horizontes cognitivos… Cómo es que se pretende y se encumbran armas para que los individuos no se expresen sino que sigan consignas del engaño y la falsedad… Cómo pueden considerarse todas sus aplicaciones como el futuro predeterminado en un teorema de la evolución del hombre… De qué evolución estamos hablando cuando «el sistema» no permite la auténtica comunicación entre dos personas, dos seres humanos… De qué progreso social e hiperconectividad hacemos referencia cuando no hay construcción de un horizonte humano y las emociones son bloqueadas e ignoradas por su baja o nula rentabilidad… Los activos desplegan sus alas en pequeñas y medianas cuotas de poder y un séquito de aduladores descerebrados aplauden sin el más mínimo retorno de conquista pensante… En «el sistema» está prohibido pensar, dudar, escribir y expresarse con solidez… Ello puede acarrearte la sanción del ostracismo y el desprecio del dueño de pantalla… Y es allí donde la licuadora es letal… Miles de vueltas te marean y un par de cuchillas hacen pedazos tus opiniones, tus dudas, tus preguntas… Tus sentimientos, lo que sientes en el alma y también el amor… Sí… «El sistema» es una trampa…

Elsy Concepción

Autor: elsyconcepcion

Licenciada en Comunicación Social con una especialidad en Información Internacional y Maestría en Relaciones Internacionales. Son temas de interés la política internacional, medio ambiente, seguridad global y hemisférica, y medios de comunicación en zonas de conflicto. Me define el corazón y todo lo que motive sus pulsaciones... Alma inquieta y cerebro ávido de estímulos... Hambre de lo bueno, de lo grande y maravilloso como un brote en primavera y resistente en invierno... Bendecida en la maternidad, con sonrisas, miradas que me siguen y me educan... Sintiendo al tiempo integrar mis suspiros y obrando para la mujer del espejo que todos los días enfrenta, con la mayor de sus sonrisas este espacio dentro del universo...

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: