2021…

Siempre hay una «Canción para Ti»…

Llegó Diciembre tan rápido (es una sensación) y el 2021 comienza a despedirse de mí lleno de rojos, verdes, dorados y destellos color plateado… Cada mañana me abrazo mientras no dejo de pensar en todo cuanto he sentido desde que vi cómo permanecían en mi día a día, la novedad desdibujada y las expresiones propias de la incertidumbre y la contradicción que llegaron a arrastrarme a orillas desconocidas…

El signo de la ignorancia, el egoísmo y lo border dominan nuestra sociedad enmascarada imponiendo nuevos mecanismos de identidad, dejando crecer el egoísmo y la vanidad… Pensaba en la repetición de un guión ya conocido y lleno de espejismos…

Y a pesar de tantos saltos y sombras persecutorias es clarísimo que yo nunca dejé de refugiarme… Nunca dejé de hablarme, de escucharme y de sentirme… Nunca me he abandonado y mucho menos he echado al olvido el honor y el aprendizaje que significa escribir mi nombre… Entre mi pecho y mi alma siempre he tenido mi lugar, mi centro… Es desde allí que protagonizo cada uno de los escenarios de mis sueños y donde florecen las ganas con las que vivo cada día…

Hoy observo con la mayor de mis fuerzas esos pequeños espacios en los que la imperceptibilidad de los detalles que caracterizaron el aquí y ahora de un año, me saludan con picardía porque están de salida en mi vida… El 2021 se va y se quedan conmigo mis pequeños triunfos de todos los días… Es el presente por cuanto he luchado, defendido y amado…

Las verdades con las que aún intento conocer y comprender al mundo; y todas esas líneas escritas, canciones, mensajes, secretos, opiniones, sentimientos y reflexiones que redescubrí en tantos amaneceres los últimos meses; mientras las ausencias dominaban los días y las noches, y yo actualizaba quien era en este perfil también sujeto a la censura del metaverso…

Entonces he celebrado la valentía con la que he escrito y me he desnudado al brindarme tal cual soy… He reconocido mis verbos y la conducta con la que he logrado refrendar lo que siento y pienso… Todo el 2021 ha significado un aprendizaje enorme por todas las puertas del laberinto que abrí… Por las que traspasó mi alma para reencontrarme con los valores que aún me sostienen, riegan mis flores y besan mis sueños… Se trata del triunfo de este pequeño dominio que observa en quietud los imprevistos, las mareas altas, el olvido y hasta la fiebre y dolores de un bichito -un mutante- que redimensionó mi mirada hacia el otro y los vínculos…

Ahora se asoman los nuevos días por venir, y yo sigo reconfigurando mis aquí y ahora en esta maravillosa aventura de poner en valor mis conocimientos, y la impronta de mi fuerza en este desafío que vivo desde julio sentada frente a este inmenso ventanal… Mis dedos chocando contra las teclas de mi laptop, mis oídos escuchando todo y a todos, y mi mirada se pierde a veces, en ese mar que hay en este cielo celeste que me acompaña en mis asignaciones, creaciones y responsabilidades… Probablemente, seguramente e indiscutiblemente mi mayor hallazgo, mi celebración y agradecimiento de este 2021…

Entonces se entiende que aparezcan en esta reflexión todas mis miradas y sus sonrisas… Todo cuanto he soñado y amado hoy me colocan en este universo femenino que tengo en exclusiva para mí… La psicología de la mujer puesta en lo que soy y se reconoce en las lágrimas por la distancia y las ausencias impuestas, inevitables, profundas… Pero también por todos esos hermosos mapas mentales de lo posible que he creado y puesto en el horizonte, con las pinceladas y matices que tiene la luz que me baña… Porque cuando amas, esos tejidos íntimos te hacen crecer y florecer junto a corazones que crecen y florecen también…

El corto-cortito de mi cabello me hizo distinguir los nuevos colores que saltan a la vista y aplaudo silenciosamente con alegría, porque están sostenidos en el fuego interior y todos esos pasos en millones de caminos… Unos suaves hilos de plata empiezan a coronarme… Y este año que está por irse me los obsequió en medio de reflexiones, incomprensiones, vacíos, soledades, imposibilidades, pensamientos, sueños, deseos y utópicos arcoiris… Yo los he mirado y sentido con muchísimo amor… Su brillo me recuerda toda la chispa que aún explota en mi interior y completan mi ser…

Sobreviví a este 2021 de la ficción y la opresión, del abandono y el dolor, de la mentira y la politiquería, del temor y la distancia… Sobreviví a este 2021 porque soy la mujer presente, sonriente… La que abraza y se comunica… La que escucha y lee… La misma que canta y cierra los ojos… Soy la que respeta miradas y decisiones… La misma que exprime el tiempo corriendo en el jardín… La que comprende y acepta… Que reflexiona y escribe… La mujer que besa y ama… La que va detrás de una utopía con sus pies descalzos…

Hoy estoy firme y enamorada como siempre de los corazones amables y gentiles… Sintiendo en este preciso momento un inmenso agradecimiento por todo lo vivido… Porque creo en la importancia de seguir adelante sin olvidar quien soy al acercarme al otro, al mostrarme en la verdad que palpita en mí… Saludo desde el corazón a este 2021 en cuyas inflexiones aprendí y desaprendí que aún quedan muchas primeras veces detrás de tus párpados… Y que las almas como la mía siempre pondrán en valor la educación, el respeto, la compasión, la mayor de sus sonrisas y el amor…

Gracias 2021…!!! Muchas gracias…!!! Te saludo recordando que echar la vista atrás es sólo para evitar equivocar la ruta, no para regresar… Este es el tiempo sí… Un preciado tiempo que nos merecemos para compartir y sobre todo para amar… Porque siempre habrá una «Canción para Ti»…!!!

Elsy Concepción

Autor: elsyconcepcion

Licenciada en Comunicación Social con una especialidad en Información Internacional y Maestría en Relaciones Internacionales. Son temas de interés la política internacional, medio ambiente, seguridad global y hemisférica, y medios de comunicación en zonas de conflicto. Me define el corazón y todo lo que motive sus pulsaciones... Alma inquieta y cerebro ávido de estímulos... Hambre de lo bueno, de lo grande y maravilloso como un brote en primavera y resistente en invierno... Bendecida en la maternidad, con sonrisas, miradas que me siguen y me educan... Sintiendo al tiempo integrar mis suspiros y obrando para la mujer del espejo que todos los días enfrenta, con la mayor de sus sonrisas este espacio dentro del universo...

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: