LUNERA…

En una noche como esta me entrego al inmenso cielo que me cobija… Hoy está especialmente limpio, despejado y con todas esas pequeñas luces que ahora mismo atraviesan mis pupilas y me hacen querer saber más de ellas… Igual que hace 36 años y que veinte… Y que 9 y como cada día… Juegan mis percepciones y me permito soñar… Allí tengo la absoluta libertad para expresarme… Soy la mujer que cree en el movimiento que a todos nos envuelve y aunque imperceptible, todo lo que me rodea me señala su fuerza y su imperturbabilidad… Entonces viajo para redimirme de errores y caidas… Viajo para chocar con todas esas estrellas que alumbran mis penas y silencios…
Agradezco todas estas noches estrelladas que celebran mis sueños y me hacen sonreir por todos esos colores que explotan en el alma… Y en esos espacios me reconozco y me celebro por todas las palabras que no sé combinar… Por todas las veces que cierro los ojos y me dejo deslumbrar… Por todo lo que ignoro y respeto… Por cada recuerdo que escondo en mis bolsillos y evito mostrar… Por cada pensamiento y anhelo que tengo para amar…
Profundo, majestuoso, estrellado y en absoluto silencio está mi cielo hoy… Observo sus brillos y delineo, armo y converso con mis constelaciones… He creado tantas y variadas… También sé que son inútiles… Pero cada noche me las invento en un universo de lo imposible, porque en mi locura todo es posible, y ahora dulcemente están a mi lado… Ríen y algunas de ellas resplandecen en mis ojos llenos de lágrimas…

Elsy Concepción

YA NO IMPORTA

No importa lo oscuro que haya estado para mí… Lúgrube, sibilino y etéreo… No importa porque el fuego interior estuvo siempre para iluminarme, alumbrar mis pasos… No importa el olvido de mi nombre porque nunca lo perdí entre tantos adjetivos y rótulos que pronuncié para tí… No importa si con la tormenta caí mientras corría, porque mis rodillas aprendieron a aguantar los rayos y sostenerme con firmeza… No importa si al mirar al horizonte no reconociste la brisa que a tí se acercó… No importa si al desafiar el frío me cristalicé porque en el titiritar la magia me abrazó… No importa si el último color del arcoiris se difuminó porque el azul del cielo permaneció… No importa si tus huellas en la arena se evaporaron con el sol, porque en mi alma su estampa selló… No importan los labios cerrados porque cientos de sonrisas florecieron sin temor… No importa si la vida transcurrió porque un pequeño panal de abejas la endulzó… No importa cuántos sonidos perturbaron el silencio porque siempre hubo una canción… No importa si la noche pasó porque cada amanecer fue mejor que el anterior… No importa si el tiempo se expandió poque el hoy, mañana y siempre en mí se quedó… Ya no importa lo oscuro que haya sido para mí…

Elsy Concepción